Complete this form and receive a comprehensive mesothelioma & asbestos packet with detailed information about where to get treatment, legal options, how to cope, and much more.





Have you or a loved one been diagnosed with Mesothelioma, lung cancer or an asbestos-related disease?

Privacy Policy

Asbestos was used for decades in construction and shipbuilding. If you or someone close to you has worked as a drywaller, pipefitter, or in the Navy, you may have been exposed to harmful asbestos fibers. Learn more >

Mesothelioma is a deadly, elusive cancer caused by exposure to asbestos. We provide free resources to help you understand diagnosis, treatment, and more. Learn more >

Dealing with asbestos-related disease can be hard. Finding the right doctor or hospital can make all the difference. Click here to see how we can help. Learn more >

Mesothelioma doesn't have to tear your family apart. We help you and your family get through this difficult time together. Click here to learn more. Learn more >

Abogados especializados en mesotelioma

El asbesto aún se utiliza y continúa siendo una amenaza

Si pensó que el peligro de la exposición al asbesto era un asunto del pasado, algunos de estos hechos pueden impactarlo. Si pensó que la declaración de EPA (Environmental
Protection Agency
, Organismo de Protección Ambiental) afirmando que el asbesto es una sustancia peligrosa que ya no se usa en este país, temo que está mal informado. Si bien el Organismo de Protección Ambiental declaró en la década del 70 que el asbesto era una sustancia peligrosa y contaminante para el aire, se la siguió utilizando para diversas aplicaciones, y aún hoy sigue en uso en alrededor de 3.000 productos. Estos productos incluyen productos para la construcción de viviendas, aislantes, materiales para pavimentos, productos de fricción tales como revestimientos para frenos y embragues, y productos textiles.

En su mayoría, los productos que contienen asbesto utilizan actualmente un tipo de asbesto denominado crisotilo, que es considerado mucho menos peligroso que viejo grupo de los anfíboles.


La Occupational Safety and Health Administration
(OSHA, Administración de Seguridad y Salud Ocupacional) estima que en la actualidad aproximadamente 1.3 millones de trabajadores están expuestos a niveles “considerables” de asbesto en sus trabajos. Los trabajadores que siguen expuestos al asbesto en sus lugares de trabajo son aquellos que realizan trabajos de construcción, demolición o restauración de edificios, así como quienes se dedican a la fabricación de productos que contienen asbesto (incluyendo productos textiles, aislantes, materiales para la construcción y productos de fricción), y mecánicos encargados de la reparación de frenos y embragues.

De acuerdo a los expertos de asbesto, el asbesto utilizado en productos que se fabrican actualmente y el proceso de fabricación en sí mismo es seguro, debido a las mejoras de los procesos. Los trabajadores se protegen con equipos de seguridad que incluyen máscaras para la cara, filtros de aire que eliminan las fibras de asbestos del aire, y en algunos casos, usan uniformes que se ponen y se sacan en el trabajo y que la empresa se encarga de lavarlos y plancharlos. Se les solicita a los trabajadores ducharse antes de dejar el lugar de trabajo para evitar que lleven a sus casas restos de fibras de asbesto que pudieran quedar aferradas al cabello, piel o ropa. Además, los lugares de trabajo son monitoreados por la cantidad de asbesto que se encuentra en el aire. Sin embargo, aún sigue ocurriendo que las empresas no se adhieren a estas prácticas y ponen en riesgo a los trabajadores.

En la actualidad, los productos deben tener los asbestos unidos al material mismo de modo que esas fibras no sean liberadas al aire, a fin de proteger a los consumidores; sin embargo, en el año 2003, la Consumer Product Safety Commission (CPSC,
Comisión para la seguridad de los productos de consumo) emitió una advertencia para los consumidores acerca de los productos que contienen asbesto. Dicha advertencia puede encontrarse en la página Web CPSC. La alerta de seguridad dirigida a los consumidores (#5080) enumera una serie de categorías de productos que contienen asbesto, y afirma que siguen a la venta y podrían encontrarse en los hogares de las personas.

La lista de productos que contienen asbesto que se siguen usando incluye: papel de asbesto y cartón de amianto, láminas de cemento de asbesto, cemento-asbesto en polvo para hornos y calderas, juntas para puertas de hornos de leña o de carbón hechos con materiales refractarios (asbesto), hornos aislados con una manta de asbesto y apoyo de hierro, conectores para conductos de aire caliente de hornos que contienen asbesto, guantes de asbesto en laboratorios y acolchados y gran cantidad de fibras de asbesto. Además de los productos que se enumeran en la alerta de seguridad para los consumidores de la CPSC, el Organismo de Protección Ambiental y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional presentan listas parciales enumerando las clases de productos que aún contienen asbesto en la actualidad. Dichas listas incluyen: tuberías de cemento, paneles de cemento, recubrimiento de cemento, aislamiento de calderas, zapatas de freno de elevadores, sistema de aislamiento HVAC (aislamiento térmico, ventilación y climatización), asfalto y cerámicos de vinilo para pisos, suelo de vinilo laminado, juntas para piso, pegamentos para piso (alfombra, cerámicos, tejas, etc.), decoración en escayola, yeso acústico, cielorraso acústico de yeso, pinturas texturazas, pizarras, aislantes eléctricos, tejas planas para techado, materiales de relleno, puertas certificadas contra incendio, tapajuntas de escurrimiento, fieltros para techo, materiales ignífugos, enmasillado y masillas, paneles de yeso, mantas ignífugas, compuestos de juntas, campanas de extracción y superficies de mesas, juntas de alta temperatura, cubiertas de pared de vinilo, cortinas ignífugas y compuestos de masilla.

Lo más preocupante de las listas anteriores es que la mayoría de los productos mencionados no cumplen los requisitos de etiquetado. De todos ellos, únicamente el papel de asbesto y el cartón de amianto, que se vende abierto, deben ser etiquetados indicando que contienen asbesto. El resto por lo general es etiquetado sólo con el nombre del fabricante y del producto. Los consumidores no tienen forma de saber si están comprando un producto que contiene asbesto.

Aún cuando hay otras alternativas de productos que no contienen asbesto, los consumidores no logran poder elegir ya que no saben cuáles son los productos que sí contienen asbesto. A pesar de las afirmaciones de los fabricantes de que el crisolito utilizado en estos productos es más seguro, y que los productos no presentan ningún tipo de riesgo para quienes los usan, el etiquetado debería ser obligatorio para los productos que contienen asbesto.

¿Por qué el asbesto aún está permitido?

En 1971, pasadas varias décadas de informes sobre los peligros del asbesto, la EPA y OSHA comenzaron a restringir el uso del asbesto en los productos. Los primeros intentos se centraron en establecer estándares para las emisiones de fibras de asbesto al aire, y crear pautas y restricciones para el manejo y la exposición al asbesto en los lugares de trabajo.

Hacia 1979, las medidas y anuncios de la EPA aclararon que era factible prohibir totalmente los productos que contenían asbesto. Para ese entonces, los productores de asbesto y el gobierno canadiense comenzaron a presionar al gobierno de Reagan para refrenar los planes de EPA. En 1984, la EPA anunció que los asuntos y las prohibiciones relacionadas con el asbesto serían manejados por la OSHA y la CPSC; luego, en 1985, cambiaría de opinión a partir de que sus propios empleados organizaron una protesta sobre esta jugada.

En 1989, la EPA anunció que retiraría paulatinamente y, con el tiempo, prohibiría el uso del 94% de los productos que contuvieran asbesto en los Estados Unidos. La decisión fue el punto culminante de más de una década de investigación.

Según las propias palabras de la EPA, “el asbesto es un cancerígeno humano y es una de las sustancias más peligrosas a la que están expuestas las personas tanto en lugares de trabajo como en otros lugares”. (54 Fed. Reg. 29,460, en 29,468 (1986).

La industria del asbesto casi inmediatamente presentó una demanda desafiando la prohibición de la EPA en diferentes frentes. En 1991, el Tribunal de Apelaciones, Quinto Circuito de Estados Unidos anuló la prohibición a pesar de reconocer que el un cancerígeno conocido en cualquier nivel de exposición. La EPA decidió no apelar dicha decisión y suspendió la prohibición. Las presiones políticas por parte de las empresas, que ya son responsables de miles de muertes por año, han dejado la puerta abierta a más muertes causadas por la exposición a uno de los peores cancerígenos conocidos.

¿Qué se puede hacer sobre el asbesto?

El asbesto es una bomba de tiempo. Una vez que se inhala, puede permanecer en su cuerpo por un período de hasta 50 años sin presentar ningún tipo de síntomas. Hasta la fecha, no hay registros de tratamientos efectivos para quienes desarrollaron
asbestosis,
mesotelioma
, cáncer de pulmón
o placas pleurales debido a la exposición al asbesto en el pasado. Tampoco la detección temprana parece ofrecer algún grado de protección, ya que todavía debemos encontrar la manera de evitar el progreso de estas enfermedades.

Probablemente sea demasiado tarde para ayudar a quienes estuvieron expuestos; sin embargo, podemos evitar que nuestros hijos y los suyos enfrenten la misma enfermedad en el futuro. La solución radica en exigir el manejo y el etiquetado apropiado, y la consiguiente prohibición de los productos que contienen asbesto, además de los fondos necesarios para realizar investigaciones acerca de posibles curas y estrategias de prevención para quienes ya estuvieron expuestos.

Comuníquese con sus representantes locales y estatales y averig

home  |  asbestos  |  mesothelioma  |  treatment  |  legal options  |  veterans  |  clinical trials  |  press  |  helpful resources  |  contact us  |  articles  |  blog  |  about  |  locations  |  sitemap  |  Log in
Copyright © 2004-2011 This Website has been prepared solely for the purpose of providing information about Williams Hart Law Firm, L.L.P., and the services and products it offers. Click here for the full disclaimer. Attorneys are licensed only in the state of Texas unless otherwise indicated in the biographical section. Past performance is no guarantee of future results. Williams Hart's primary office is located in Texas. Terms of Use.
8441 Gulf Freeway, Suite 600, Houston, TX 77017-5051 -- 800-781-3955